Con el regreso de las pieles a las pasarelas también vuelve su trata ilegal. La demanda de pieles había tenido un descenso considerable ya que no estaba entre las preferencias de los “fashionistas” pero ahora los animalitos tienen que salir corriendo de nuevo a esconderse.

Hay un serio problema con las pieles de leopardo, leopardo de nieve y tigres. Últimamente una de las más buscadas es la de antílope tibetano, o chirú, el material se conoce como Shahtoosh una lana considerada de las mas finas, suaves y calientes. La única manera de obtener la lana es sacrificando al animal y se necesitan tres de ellos para hacer un “shawl” de 1×2 metros. Algo que creo absurdo.

En una reciente inspección, oficiales de crímen a animales salvajes, confiscaron varios de estas prendas en una tienda de un Ski Resort en Suisa. Los “shawls” estaban valorados en 20.000 dólares.

No hay dinero que pueda traer de vuelta una especie en extinción. Se estima que a principio de siglo había una población de un millon de éstos animales y ahora sólo quedan 75mil, por ésta causa.

Resulta muy difícil detener el trato de pieles por sus altas ganancias y las personas quiénes lo practican tienen poco riesgo de ser atrapados, además de recibir sentencias muy leves.

Es necesario que se le de la misma importancia que el tráfico ilegal de armas y drogas.

Basta ya de comprar éstos artículos. Es la única forma que los diseñadores descerebrados dejen de utilizarlas en sus colecciones. No hay justificación alguna para matar a un animal para estas finalidades.

Advertisements