Traducido como “Sexo en la Ciudad”, fue una serie que duró al aire seis años, contando con seis temporadas, las cuales lograron identificarse con los seguidores tanto a nivel emocional como en cuanto a “moda” se trata.

Le tomó cuatros años en regresar a la exitosa autora Carrie Bradshaw, quien con su famoso ingenio totalmente intacto y más agudo que nunca, vuelve para narrarnos su propia historia sobre sexo, amor y la obsesión de las mujeres neoyorkinas por la moda.

La película muestra a nuestras amigas preferidas Carrie, Samantha, Charlotte y Miranda, haciendo malabares para desempeñarse simultáneamente en el trabajo y en las relaciones personales.

El éxito de esta película se debe en gran parte al “fabuloso” sentido de la moda que tienen sus protagonistas. Sarah Jessica Parker quien personifica a Carrie Bradshaw, una periodista que relata en sus columnas su vida y la de sus amigas.
Su estilo extravagante y siempre a la última moda consiguió miles de seguidoras que como ella se volvieron adictas a los zapatos Manolo Blahnik, a la Semana de Moda en Nueva York y sobre todo al glam. Sarah Jessica tuvo en sus manos la posibilidad de convertir en todo un must cualquier cosa que llevara su personaje.

Kirstin Davis interpretó a Charlotte York, quien hace destacar a su personaje por la sofisticación de Fendi y Dior, los vestidos de Dolce & Gabbana, lo sexy de Roberto Cavalli y los zapatos Jimmy Choo.

Miranda Hobbes, personificado por Cynthia Nixon utiliza ropa de tipo formal, basado en las últimas tendencias y un look muy ejecutivo, Miranda es la encargada de mostrar como lucir glamorosa todos los días en el trabajo.

La más sensual, despreocupada con lo que sucede en su vida y divertida es Samantha Jones, interpretada por Kim Cattrall.
Su look es atrevido, sofisticado y costoso. Refleja la seguridad que esta mujer, apesar de ser la mayor de todas, siente cada vez que se mira en el espejo.

Advertisements