Todos los sucesos mundiales influencian más la moda de lo que se puede creer. Aquí hay una buena prueba de la obsesión mundial por los precios del barril de petróleo: los vestidos y piezas con acabados aceitosos que se pasearon por las pasarelas de este otoño.

Probablemente los que viven la buena vida a costillas de la renta petrolera venezolana sean los únicos con capacidad económica para comprarse una prenda que represente su fuente de riqueza. Por otro lado lo más probable es que alguna de estas mujeres con capacidad para “adquerirlo” se vería como un barril de petróleo. ¡Qué belleza!


Osmi, haz podido ponerle uno de estos vestidos a la nueva Miss Universo.

Este reporte de tendencia lo saqué de STYLE.COM




Advertisements