>


 A pesar que este espacio se llama “Descosido” los que lo leen con frecuencia se habrán dado cuenta que jamás me he puesto a “descoser” a la gente. Si se toman unos minutos para leer el “about” encontrarán por qué se llama así.

Para nadie es un secreto que Fashion Week Love ha sido criticado dúramente por los problemas de organización. Sin embargo, sería mentira decir que todo fue malo, también hay aspectos positivos que se deben mencionar.   SIGUE—>

Por supuesto que, criticar es lo más fácil; cualquiera levanta su dedo y señala sin saber realmente lo que hay tras bastidores. El problema en estos casos, es que no se trata de un profesor de matemáticas que te da puntos por el procedimiento cuando resuelves un un examen, sólo se evalúa el resultado. Ahora bien, no se llega a ningún lado negando que hay fallas y molestándose ante las críticas. 

Por un lado hay que tomar en cuenta que la iniciativa que tomó Adriana Guzmán Trillos con el Fashion Week Love fue espectacular, la idea de conjugar en un solo sitio moda, música y artes escénicas para la Fundación Techo me invitaba a pensar por qué no se había hecho algo así antes. Karem Suárez, organizadora también y responsable de medios, no tardó en enviarme el cronograma y datos del evento. Su respuesta fue bastante rápida y amable. 

El primer día que asistí, me molesté a causa del calor y la falta de puesto; pero pensé que en parte era mi culpa porque yo había llegado un poco tarde. Sin embargo, las quejas de los demás eran similares. En la entrada anterior pueden ver algunos comentarios y fotos de ese día.

Mucha gente se preguntaba por qué no habían puesto la pasarela en la terraza del mercado. Si se colocaban los stands de diseñadores abajo y la pasarela arriba, habría más espacio y los asistentes necesariamente verían el bazar camino desfile; no todos sabían que en el piso superior había una exposición.  Asumí que por el tema de la lluvia, decidieron instalar la pasarela en un lugar cerrado. Después me confirmaron que efectivamente, esa fue la razón. Un aspecto positivo entre todo, fue incluir una mini feria de comida.

Es evidente que el Mercado de Chacao no es el sitio apropiado para hacer un evento de esta magnitud. Me atrevo a asumir nuevamente que fue el único o “mejor” sitio que la alcaldía pudo disponer para la ocasión, porque no encuentro otra razón lógica para elegir ese lugar como sede.   

En todo caso, regresé el jueves para presenciar lo que sería el desfile de accesorios. Esta vez llegué temprano,  noté que el tema del calor no lo habían resuelto y había poca gente en comparación con el concurrido día anterior. Si no me equivoco, el show comenzó cerca de las 7:00 pm (estaba pautado a las 6:00 pm). Desfilaron las  marcas: Tara, ¿Nina studio?, ¿Sammy Peters?, Pink Up,  Kel-K, Carlos Boulton, Lissie Lu y Marcel Ortíz.  Improvisto, que  hizo reir a todos los espectadores, se presentó entre el tercer y cuarto desfile.

http://static.pbsrc.com/flash/rss_slideshow.swf

Después de concluidos los desfiles, se subio el grupo Telegrama a la tarima/pasarela para tocar ante un grupo pequeño de personas que se quedó para verlos.

El viernes me acerqué nuevamente porque no quería perderme a Liliana Ávila y a Gabriel Zimmerman, dos creadores brillantes, que para mí, fueron lo mejor de la noche y de todo lo que vi en Fashion Week Love. Por allá estuve compartiendo opiniones con Gaby de Mariposachic, quien hizo su review de lo que fue ese día también.

Una vez más el evento comenzó con retraso, y como menciona Gaby en su entrada, la organizadora se excusó por los problemas que se han venido presentando durante estos días. El gesto fue apropiado, pero no vi que se estuviera haciendo algo para solventar la situación; aún hacía calor y la gente no tenía donde ubicarse. Ahora bien, hablemos de la moda que es lo que realmente importa:

Desfilaron en esta oportunidad los trajes de baño de: Norma Isaba, Amazzona, LDS Lynette Da Silva, Suukala y Acqua.  La marca de ropa interior Deep Under reveló también nuevos diseños.
  Para cerrar  la noche, el “Romance de Metal” con las carteras Liliana Ávila, las joyas escultóricas de Gabriel Zimmerman y zapatos de Tarbay, dieron vida a la pasarela: definitivamente fueron el highlight de la noche. La elección de modelos,  styling y calidad de las piezas hicieron que este show se destacara por encima de todos. Cynthia Lander fue la encargada de cerrar el desfile.

http://static.pbsrc.com/flash/rss_slideshow.swf

No quito mérito a los demás diseñadores que se presentaron, hay que tener en cuenta que para muchos fue su primer desfile, y según tengo entendido, la organización del backstage fue bastante caótica.  En cuanto a las propuestas, digamos que habían para todos los gustos y estilos.

http://static.pbsrc.com/flash/rss_slideshow.swf

LILIANA ÁVILA, GABRIEL ZIMMERMAN, TARBAY

El sábado regresé una vez más porque pensé que los talentos que se presentarían ese día merecían una oportunidad y no tienen la culpa de los errores logísticos del evento. En el fondo, no quería perder la esperanza de que los organizadores trataran de mejorar los problemas que se habían presentado durante los primeros tres días.

Los problemas no mejoraron y esta vez fue realmente difícil conseguir un sitio, todo estaba ocupado y escuchaba a gente quejandose por no tener dónde ubicarse y además aplaudían en protesta por la larga espera. 

Después de hora y media de espera comenzó la función: abrió el Algimiro Palencia con una propuesta que traía lentejuelas, botas altas y largos por encima de la rodilla. Le siguió la marca casual Columpio y las blusas de Guayabita. Luego Candú diseños hizo un show bastante alegre y colorido donde participaron no solo modelos, sino varias madres del medio artístico con sus hijos.

http://static.pbsrc.com/flash/rss_slideshow.swf

Despues le tocó el turno al grupo de teatro Improvisto.  Lo realmente “improvisto” fue lo que sucedió con ellos : Luego de cinco minutos sobre el escenario/pasarela, salió uno de los actores y dijo de forma grosera que debían retirarse del evento porque los estaban mandando a bajar.

Después de ese incidente, decidí irme del lugar porque no me quedaron ganas de ver más.

Al día siguiente conversé con una de las organizadoras, y me explicó que el asunto de Improvisto no tuvo que ver con ellos sino con un problema personal entre un diseñador y un actor del grupo.
Los de improvisto comentaron via twitter: ” La verdad es que uno de los productores nos pidió, de muy mala manera, bajarnos del escenario inmediatamente”.

 En fin, es evidente que organizar desfiles de moda durante cinco días no es nada fácil y lamentablemente quienes lo hicieron pagaron una alta factura de críticas por su inexperiencia en el tema. Por otro lado, es importante recordar que se hizo a beneficio de la Fundación Techo y también muchas marcas se dieron a conocer por primera vez, aunque no fuera en las mejores condiciones.

A la hora de hacer un evento de este tipo, también hay que ser selectivos con los diseñadores. Hubo varios buenos, sin duda; pero también vi algunos alfileres en la ropa y la ejecución de muchas piezas era fatal. No cualquiera que cose dos trapos es un diseñador y esa palabra le quedó enorme a mucha gente.

Hay mucho más que pudiera comentar acerca de lo que fue todo esto; pero la verdad prefieron no seguir profundizando en el tema. Solo puedo decir que molestarse porque se señalen fallas innegables no va a ayudar a nadie. La solución es hacer las cosas bien, no “borrar” a los que dicen la verdad. Prefiero eso, a ser como aquellos que  felicitaron con una sonrisa a los organizadores y hablaron pestes a sus espaldas.

Advertisements