Hamish Bowles, Anna Wintour y Virginia Smith con picazón en la nariz aparentenmete.

             Mientras buscaba donde demonios debía sentarme en el desfile de Chloé, giro mi cabeza y ahí estaba, la misma que viste y calza hablando con la eminencia de moda Hamish Bowles y la editora de moda de Vogue, Virgina Smith. Educadamente le pedí una foto a la Sra. Wintour, pero fue como si yo fuera un fantasma, como si no existiera. En cierta forma fue un honor porque ella sabía que me estaba ignorando, jajajaja. ¿Qué podía esperar de la mujer famosa por ser un tempano de hielo? El tratamiento Wintour por supuesto. Efectivamente el diablo viste de Prada.

           Por otro lado, gracias Sr.Bowles por mirar mi cámara. Después de todo, creo que no necesito la atención de Anna.

Advertisements