Como siempre llenas de diversión y color las carteras de Vanessa Boulton regresan esta vez inspiradas en la belleza de las flores silvestres.

         Como es costumbre, la diseñadora ofrece una variedad en colores y tamaños para cubrir todas las necesidades de sus compradoras: Existen chicas que prefieren las tonalidades sobrias pero a otras les gusta llevar un bolso que de un acento de color a su vestuario.
             De la misma manera, las opciones en tamaño funcionan para las que deben llevar desde la laptop hasta la ropa del gimnasio o para las que solo cargan lo esencial. Una de las piezas más ingeniosas es el “Sobre Amapola”, tiene varias formas de uso, se adapta perfectamente al ritmo de quien la lleve: puedes empezar la mañana con dos cosas en la cartera y al final día meter hasta los tacones si ya no los aguantas.

            Recomiendo altamente el bolso de playa: es tan cómodo y espacioso que es lo único que necesitarás para empacar tus cosas para ese fin de semana de sol y arena. La versión más pequeña es ideal para el gimnasio. Ambos están confeccionados en material sintético lavable, como para que lo lleves a donde sea sin la preocupación que se manche o se dañe.


   ¡También hay unos extras bellísimos! Los estuches son perfectos para los cosméticos, tengo uno de la colección anterior y puedo dar fe de que aguantan bastante trote. Los portamonedas tienen un buen lugar para documentos de identidad, tarjetas, fotos, etc. Su color llamativo ayuda a que lo encuentres rápido en la cartera, yo particularmente nunca consigo el mío).

         Para la campaña fotográfica,  el talentosísimo Daniel Bracci, propuso a la modelo Nicol Engberts con un look de “Marilyn” a lo campestre pero muy glamorosa.

Fotografía, styling, maquillaje y cabello: Daniel Bracci.           Modelo: Nicol Engberts.


Advertisements